28 LUGARES ICÓNICOS EN EDIMBURGO QUE DEBES VISITAR

Lo primero que viene a nuestra mente cuando pensamos en Edimburgo son sus maravillosos edificios medievales, la vista panorámica desde Arthur’s Seat, las calles y callejones adoquinados que acumulan siglos de interesante historia.

La capital escocesa es una ciudad encantadora y misteriosa, con monumentos como el Castillo de Edimburgo, el Palacio de Holyroodhouse y festivales mundialmente famosos como el Fringe en el verano y el Hogmanay en año nuevo. Esta ciudad lo tiene todo y en este post les comparto 28 lugares icónicos de Edimburgo que no pueden dejar de visitar:

1. Castillo de Edimburgo.

Es el monumento histórico más famoso en Edimburgo, la atracción turística más popular de Escocia y una de las fortificaciones más antiguas del Reino Unido y Europa.

Construido estratégicamente en la cima de un monte volcánico, el castillo domina el horizonte de la ciudad y ha sido testigo de grandes acontecimientos en la historia de Escocia, las primeras referencias que hablan de una fortaleza en la piedra se remiten al año 600 d.C. aunque no fue hasta el siglo 12 durante el reinado de David I que el castillo real fue construido. Al día de hoy algunas partes siguen funcionando como cuartel militar y otras como museo.

La visita y recorrido en el interior del castillo se puede reservar aquí.

2. Royal Mile.

Como su nombre lo sugiere, esta calle de una milla de longitud, es el paseo real que comunica el Castillo de Edimburgo con el Palacio de Holyroodhouse. Es considerada el corazón del casco antiguo de Edimburgo, adornada de magníficos edificios históricos como la Catedral de St Giles y conectada con el resto de la ciudad a través de pequeños callejones conocidos como closes.

Equipada con algunos de los mejores spots para comer, beber en la ciudad y las tiendas de souvenirs más populares, es indudablemente una de las principales atracciones turísticas.

3. Camera Obscura.

Es un sitio turístico muy popular y divertido, que ofrece entre sus más de 100 ilusiones y actividades una demostración muy especial, considerada una de las atracciones turísticas más antiguas de Edimburgo que data desde 1853. Su ubicación también es privilegiada y la terraza de este edificio tiene una vista única hacia Castle Hill, el Castillo de Edimburgo, la Royal Mile y los edificios del Old Town.


Te puede interesar:

4. St. Giles Cathedral.

Conocida también como High Kirk of Edinburgh, fue fundada en 1124 por el Rey David I de Escocia como una catedral católica y precede a la mayoría de los edificios del Old Town. El edificio fue víctima de bombardeos y saqueos a lo largo de su historia, principalmente durante las Guerras Escocesas de Independencia y lo que vemos hoy es el resultado de años de constantes reparaciones y alteraciones.

En 1560 cuando el Parlamento Escocés abolió la autoridad papal y declara a Escocia una nación Protestante, los vitrales, estatuas y demás decoraciones católicas de la catedral fueron destruidas y remplazadas. A pesar de ser una iglesia presbiteriana, se le concede el nombre de catedral como reconocimiento a su larga historia católica y el patrimonio que esta representa.

5. Heart of Midlothian Mosaic.

A unos cuantos metros de la puerta oeste de la catedral de St Giles, este mosaico en forma de corazón es un detalle que continuamente pasa desapercibido por los turistas. El corazón marca el lugar exacto donde estuvo la puerta de una prisión llamada Old Tolbooth. Entre distintos métodos de tortura, ejecuciones y pésimas condiciones, rápidamente se convirtió en una de las prisiones más temidas del Reino Unido y estuvo en operación hasta 1817, cuando se ordenó su demolición. Es común observar a los locales escupir en el corazón y se cree que la tradición surgió como una expresión de desprestigio ante las atrocidades que ahí se realizaban.

6. Lady Stair’s Close & Writers Museum.

La casa que le da el nombre a este close en particular es un picturesco ejemplar del Old Town de Edimburgo. Desde su construcción en 1622 por un mercader, el diseño original ha sufrido múltiples alteraciones, sin embargo su ubicación y dimensiones reflejan el poder adquisitivo de la época.

Lady Stair’s House dejó de ser casa habitacional en 1907 cuando fue donada a la ciudad y se convirtió en museo. Desde entonces alberga diferentes artículos que pertenecieron a importantes escritores escoceses, como algunos retratos, ediciones únicas y artículos personales.

7. Real Mary King’s Close.

A lo largo de la Royal Mile una serie de pequeños y angostos callejones se desprenden por ambos lados, se llaman closes o courts y en ellos los habitantes del Old Town construían sus residencias. Los closes se nombraban en honor a alguno de sus residentes más prominentes o de algún tipo de comercio representativo que se llevara a cabo ahí dentro. Este close lleva el nombre de Mary King, una mujer comerciante que vivió en 1630 y su especial particularidad es que es el único callejón subterráneo en Edimburgo. Con el tiempo han surgido numerosas leyendas, supuestos avistamientos de fantasmas y anécdotas a lo largo de su historia. Para visitarlo es necesario reservar un tour, aquí.

8. Cockburn Street.

Esta pintoresca calle serpentea desde la Royal Mile hasta Waverley Station en Prince’s Street. Amplia y empinada es una de las más bonitas en Edimburgo, con muchas tienditas, cafés, pubs y restaurantes al aire libre.

9. Waverley Bridge.

Este es uno de los puentes que conectan la ciudad vieja de Edimburgo con el New Town y se encuentra justo junto a la estación de trenes Waverley. Caminando desde Prince’s Street con dirección hacia la Royal Mile, la vista desde Waverley Bridge hacia los edificios del Old Town es una de mis favoritas.

10. John Knox House.

Es una de las tantas en la ciudad que son populares por las leyendas que se desprenden del papel que representaron en la historia o por sus famosos habitantes. Esta en particular, construida en su mayoría hasta mediados del siglo XVI (pero con algunas partes que datan de 1470) es una de las casas más antiguas de Edimburgo y fue habitada por John Knox. La casa funciona como museo desde 1853, la entrada cuesta 6 libras y se puede reservar aquí.

11. Scottish Parliament Building.

Al final de la Royal Mile se encuentra el nuevo Parlamento Escocés y su controversial arquitectura moderna que contrasta con el Palacio de Holyroodhouse enfrente. El proyecto inició su construcción en 1999 pero se inauguró hasta el 2004 y se dice que su diseño se inspiró en el paisaje montañoso de su alrededor.

Desde entonces ha sido motivo de admiración y al mismo tiempo de inconformidad, pues para muchos la historia, espíritu y el estilo arquitectónico de Escocia no se siente representada en el nuevo edificio.

12. Palace of Holyroodhouse.

Este palacio es actualmente la residencia oficial de la Reina Isabel II en Escocia, pero ha sido un importante palacio real por siglos. Cerca de 900 años de historia escocesa se acumulan entre sus paredes, ha sido testigo de turbulentos acontecimientos en la compleja relación entre Escocia e Inglaterra y a lo largo de su historia ha acogido a muchos personajes importantes como Mary Queen of Scots o el Bonnie Prince Charlie.

El palacio se encuentra al final de la Royal Mile, calle que cruza por completo el Old Town y conecta el palacio con el Castillo de Edimburgo al fondo. La visita a Holyroodhouse es posible la mayor parte del año y se pueden comprar los boletos aquí. El recorrido incluye la entrada a muchas habitaciones, las románticas ruinas de la Abadía de Holyrood y los jardines reales, así como una guía multimedia disponible en español.

13. Holyrood Abbey.

Las ruinas de esta abadía en los jardines reales del Palacio de Holyroodhouse datan del año 1128. Durante sus años de esplendor fue testigo de múltiples acontecimientos históricos y reconocidos personajes de la historia de Escocia la utilizaban frecuentemente. La estructura sufrió daños significativos durante las guerras de independencia y durante la Reforma de 1560 pasó de ser católica a protestante. Debido a los daños irreparables en su estructura el techo colapsó en 1768 sellando su destino para siempre. Hoy, su delicado esqueleto en ruinas prevalece.

14. Victoria Street.

La empinada pendiente que desemboca en Grassmarket se adorna de altos y angostos edificios que cascadean como listones multicolores sobre la calle adoquinada. Esta calle de ensueño con sus antiguas fachadas de piedra y el encanto del viejo mundo es un ícono de Edimburgo, empapada de color y magia se dice que fue la inspiración de J.K. Rowling para el Callejón Diagón en sus libros de Harry Potter. ¿Identifican la semejanza? Entre tiendas de ropa, arte y cafés se encuentran una que otra tienda dedicada al joven mago y su universo de magia.

15. Cementerio de Greyfriars.

En Edimburgo los cementerios son considerados como los parques, la gente sale a pasear, caminar con sus perros o disfrutar de un picnic durante una tarde de sol. Este en particular es popular por sus historias de misterio, saqueos de antaño y personajes icónicos que yacen ahí, además de su conveniente ubicación en el casco antiguo de la ciudad. Una de las tumbas más populares pertenece a un perrito que vivió en la ciudad en el siglo XIX y es muy fácil de identificar pues la gente coloca palitos de madera frente a su lápida.

16. Perrito Bobby.

Es el personaje más querido de la ciudad. La estatua ubicada frente al Cementerio de Greyfriars, sobre la calle de George IV Bridge, está dedicada a un Skye Terrier que vivió en Edimburgo en el siglo XIX. Después de la muerte de su dueño John Gray en 1858, Bobby permaneció junto a su tumba en el Cementerio de Greyfriars durante 14 años, hasta su propia muerte en 1872. Bobby está enterrado junto a su dueño y en el Museo de Edimburgo se encuentran su collar y su plato.

17. New College School of Divinity University of Edinburgh.

No podía dejar de incluir alguno de los edificios de la Universidad de Edimburgo. Este en específico abrió sus puertas en 1846 como un colegio de Free Church of Scotland. Hoy es uno de los recintos académicos más importantes del Reino Unido para estudiar Teología o Religión.

18. Museo Nacional de Escocia.

En el centro del Old Town de Edimburgo, el MNE es el resultado del rediseño y unión del Museum of Scotland y el Royal Museum, proceso que se llevó a cabo entre el 2006 y 2011. Es un museo de historia escocesa, cultura, biología, geología, ciencia y tecnología y durante un día lluvioso es una parada obligada durante tu visita a Edimburgo.

Su impresionante galería central y el techo de cristal son un precioso legado del antiguo Royal Museum. Entre sus piezas más populares se encuentran la guillotina The Maiden, responsable de la muerte de cientos de personas en Edimburgo en el siglo 17, las piezas de ajedrez de la isla de Lewis y cuerpo de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta.

La entrada al museo es gratuita pero se necesita reservar el boleto desde su sitio web.

19. Grassmarket.

Lo que alguna vez fue una plaza de ejecuciones pública y un mercado medieval, hoy es uno de los sitios más queridos por turistas y locales, donde se respira una atmósfera vibrante y alegre. La calle está llena de pubs, que en sus nombres preservan el pasado obscuro de antaño como The Last Drop o Maggie Dickens, restaurantes con mesas al aire libre, tiendas de ropa y de souvenirs, que contrastan con la arquitectura medieval que se conserva y una vista espectacular hacia el Castillo de Edimburgo.

20. The Vennel & Flodden Wall.

Este callejón ofrece una de las vistas más íntimas y populares hacia el castillo de Edimburgo, es un sitio frecuentado por fotógrafos y turistas. Las escaleras suben desde Grassmarket y continúan hacia Lauriston Place, pasando por una sección de la Flodden Wall. Esta antigua pared fue construida en 1560 como una medida desesperada de protección para la ciudad luego de que el ejército del rey James IV perdiera una batalla contra los ingleses en 1513. Dicha invasión no sucedió, con el paso del tiempo la ciudad fue extendiéndose y la muralla quedó obsoleta.

21. Princes Street.

Es una de las avenidas más populares y visitadas. A diferencia de la Royal Mile, es amplia y bulliciosa y es el corazón de la zona comercial de la ciudad, pues concentra muchas boutiques de moda internacionales y locales a lo largo de la avenida y en las calles perpendiculares. Algunos sitios de interés sobre Prince’s Street son el hotel Balmoral, la estación de trenes Waverley, la Galería Nacional de Escocia, el monumento a Sir Walter Scott y los Prince’s Street Gardens, desde donde se aprecia una de las mejores vistas al Castillo de Edimburgo.

22. Prince’s Street Gardens.

La superficie que ahora ocupa este parque en el centro de Edimburgo, separando el Old Town del New Town, fue durante siglos el lago más importante de la ciudad, el North Loch. Ubicado a los pies del castillo, el parque fue construido en 1820 con el objetivo de drenar el lago, que era utilizado como vertedero de aguas residuales y por lo tanto la causa de muchos de los problemas de insalubridad y continuas enfermedades. Hoy es el parque urbano más importante de Edimburgo, donde crecen diferentes tipos de árboles y flores durante todo el año.

La fuente al centro fue instalada en 1872 y es uno de los monumentos más lindos de la ciudad, con una vista espectacular hacia la cara norte del castillo de Edimburgo.

23. Scott Monument.

En el corazón de Prince’s Street, el monumento de estilo gótico a Sir Walter Scott es uno de los sitios mas fotografiados, importantes e icónicos de Edimburgo y uno de los más grandes en el mundo dedicado a un escritor. Empezó su construcción en 1840 y fue inaugurado 6 años después. Cuenta con un mirador y desde lo alto la vista es única, justo en medio del Old y el New Town y con los jardines de Prince’s Street a los pies.

24. Balmoral Hotel.

Este bellísimo edificio de estilo Victoriano sobre Princes Street es uno de los hoteles más lujosos de Edimburgo. Fue inaugurado en 1902 como el North British Station Hotel, funcionando como un tradicional hotel ferroviario convenientemente situado junto a la estación de trenes Waverley. En 1988 cerró sus puertas para una remodelación total y en 1991, el actor escocés Sean Connery oficialmente reinauguró el sitio como el hotel Balmoral (una placa conmemorativa se encuentra en el lobby junto a los elevadores). En el 2007, la escritora J.K. Rowling confirmó que terminó el último libro de la saga de Harry Potter en una suite del hotel y firmó un busto conmemorativo marcando el evento. La suite cambió su nombre a “J.K. Rowling Suite”, tiene un precio de £1,000 por noche y es una sitio muy popular para los fans del mago.

El reloj de la torre está adelantado 3 minutos durante todo el año para “asegurar” que la gente de Edimburgo nunca pierda el tren. El reloj se reajusta únicamente la noche del 31 de diciembre, durante la celebración del Hogmanay para recibir el año correctamente.

25. Calton Hill.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta colina ofrece una de las vistas más populares de Edimburgo, amaneceres espectaculares y en ella se encuentran algunos monumentos icónicos escoceses, como el Nelson’s Monument, el Dougal Stewart Monument o el Observatorio de la ciudad. Accesible desde Prince’s Street, subir a lo más alto toma unos 5 minutos.

26. Dean Village.

Este pequeño oasis a tan solo 5 minutos de Princes Street se encuentra en el barrio de Stockbridge, en el New Town de Edimburgo. Sus orígenes se remontan al siglo XII, cuando aun no pertenecía a la ciudad y se trataba de una aldea cuya principal actividad económica era la producción de harina. Muchos molinos se construyeron a las orillas del río, que con el paso del tiempo quedaron abandonados. En el siglo XX se llevó a cabo una renovación total del barrio para aprovechar su potencial turístico y hoy en día es un encantador vecindario habitacional.

27. Circus Lane.

Este pequeño callejón residencial en Stockbridge es uno de los más encantadores de Edimburgo. La angosta calle adoquinada, las puertas de colores, las casitas adornadas con plantas y flores y la torre de la iglesia de St. Stephen al fondo hacen de esta una linda postal de la ciudad.

28. Arthur’s Seat y Salisbury Crags.

Son unas colinas de origen volcánico que pertenecen al conjunto de Holyrood Park. La vista hacia el Old Town de Edimburgo desde la cima de cualquiera de las dos es muy popular pues es prácticamente la más panorámica que existe y no representa una caminata pesada ni se requiere de equipo especial de montaña.

¡Y eso es todo! Si buscas más información sobre Edimburgo o Escocia revisa mis otros posts y mi contenido en Instagram. Ahí comparto más fotos, videos y lo más reciente de mis viajes. Si te gustó este post compártelo con quien creas que lo pueda necesitar, te lo agradezco muchísimo. Por último, si tienes alguna duda ¡escríbeme!, me gusta mucho responder sus preguntas.
¡Disfruta mucho tu viaje!

También te puede interesar:
O sígueme en Instagram: