TRES CENOTES EN LA PENÍNSULA DE YUCATÁN QUE DEBERÍAS VISITAR

Se tienen registrados más de 7,000 cenotes y cavernas en el extenso territorio de la península de Yucatán. La historia sobre su formación, descubrimiento e importancia religiosa nos recuerda que nos encontramos en el corazón de la selva maya y nos remonta a la época de los sacrificios, ceremonias religiosas y las ofrendas a los dioses.

Estas espectaculares cuevas y pozas subterráneas, algunas conectadas entre sí, se han ido formando con el paso del tiempo por la erosión del suave terreno en la superficie. Habiendo tantos, muchos populares y algunos otros joyas ocultas sin descubrir, esta vez decidí ser breve y únicamente escribirles sobre mis 3 cenotes favoritos, para esos viajes de pocos días, donde queremos aprovechar cada instante y conocer sitios espectaculares.

1. Cenote Suytun.

A tan solo 15 minutos en auto desde el centro de Valladolid, Suytun es de los cenotes más populares en toda la península y lo maravilloso de este lugar es que no se le quita lo impresionante así lo hayas visto cientos de veces en fotos.

Desciendes las escaleras y te recibe el olor a copal que se quema en el interior, te dejas transportar en el tiempo y la belleza del lugar te atrapa. Observas la inmensidad de la cueva; la gran cantidad de estalactitas que cuelgan del techo, el agua cristalina y la luz colándose por la abertura en el techo que hace magia, ninguna foto le hace justicia, en verdad el lugar es místico. 

El precio de entrada son $150 por persona e incluye otro cenote de muy bajo perfil que casi nadie visita por que el agua no está tan limpia. El aforo máximo es de 60 personas, pero el flujo de gente es constante durante el día porque muchos solo toman la foto y se van. Se permite tomar la foto sobre la plataforma sin chaleco salvavidas, pero es un requisito para meterse a nadar.

El horario de visita es de 9:00 a 16:00 horas, aunque mi recomendación es visitar en un día soleado entre las 12 y las 2 de la tarde, que es cuando el haz de luz es más visible. Puede estar más lleno, pero por lo general la gente se forma para tomarse la foto y se respeta el orden. Como en la mayoría de los cenotes, todos los bañistas deben tomar una ducha para retirar los químicos como perfumes, cremas o bloqueadores, así que de preferencia no uses si sabes que vas a visitar.

2. Cenote Oxmán.

Es el tesoro de la hacienda de San Lorenzo; un lugar mágico en donde la profundidad y el abismo imponen. Se trata de un enorme cenote abierto de forma cilíndrica y paredes altas, del que cuelgan decenas de plantas y raíces de los árboles. Durante la mañana de un día despejado, los rayos del sol entran por el agujero e iluminan el agua, que resplandece con diferentes tonos de azul.

Tienen dos precios de entrada que dependen del paquete que elijas, el primero de $150 pesos incluye únicamente la visita al cenote y el segundo de $250 pesos incluye el uso de las instalaciones de la hacienda y un vale por $200 pesos para ser utilizado en el restaurante.

Este cenote se encuentra también cerca de Valladolid, aproximadamente a 11 minutos en auto y el horario de visita es desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

3. Gran Cenote.

Todo lo contrario a Suytun, que me parece más ceremonioso y místico, el Gran Cenote me transmite mucha luz y una conexión más profunda con la selva. Nadar en este cenote me pareció la experiencia más energizante y agradable de los tres, rodeada de vegetación en todo momento, diferentes especies de aves cantando por todos lados y la temperatura refrescante del agua. De poca profundidad y con una distribución un tanto más irregular que los anteriores, el cenote consta de dos pozas abiertas principales conectadas por un túnel que puede cruzarse con facilidad.

El horario de visita es desde las 8 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde y tiene un costo de $300 pesos por persona.

Y eso es todo. ¿Te gustaría leer más sobre México? Revisa mis otros posts y mi contenido en Instagram. Ahí comparto más fotos, videos y lo más reciente de mis viajes. Si te gustó este post compártelo con quien creas que lo pueda necesitar, te lo agradezco. Por último, si tienes alguna duda ¡escríbeme!, me gusta mucho platicar con ustedes. ¡Disfruta muchísimo tu viaje!

Guarda este post en Pinterest para leerlo después:
También te puede interesar:
O sígueme en Instagram: